Cuando lleguemos al centro de desintoxicación en Valencia nos daremos cuenta que ya hemos dado el primer paso fundamental para dejar las drogas. Y es que lo más importante es tener la intención de dejarlo. El proceso de desintoxicación es duro y puede haber recaídas pero si estamos convencidos de que queremos terminar con nuestra esclavitud a estas sustancias, independientemente de la droga que sea, lo terminaremos logrando gracias a la ayuda de los profesionales del centro.

El centro de desintoxicación Llaurant La Llum está rodeado de naranjos y huertos, contando con amplios jardines, zonas de recreo y deportivas, gimnasio totalmente equipado y edificios residenciales, para que podamos disfrutar de la mayor calidad de vida mientras llevamos a cabo el tratamiento y nos desenganchamos de la heroína, la cocaína, las drogas de diseño como el extásis, la ketamina, la anfetamina, el cannabis o el alcohol. También podremos dejar nuestra adicción al juego, a las redes sociales, internet, a las compras o al sexo.

Gracias a los programas específicos para cada adicción de este centro de desintoxicación en Valencia lograremos acostumbrar a nuestro cuerpo a vivir sanos y podremos pasar el mono de forma controlada y sin tener a mano la tentación de comprar sustancias nocivas para nuestro organismo. Una vez que acabe nuestro tratamiento podremos volver a casa convertidos en unas personas nuevas y evitando todos los problemas sociales, familiares y laborales que provocan las drogas en nosotros y en nuestros seres queridos. Con la ayuda adecuada es posible salir de la droga.