Los profesionales de las clínicas de desintoxicación en Valencia sabemos que nadie decide convertirse en drogadicto. Ninguna persona, tras analizar sus pocos pros y muchos contras, toma la determinación racional de convertirse en un ser dependiente y adicto a las sustancias tóxicas. El proceso es mucho más sutil, involuntario y progresivo, por lo que resulta extremadamente peligroso.

A menudo, las personas que terminan en las clínicas de desintoxicación de Valencia han permanecido un tiempo indeterminado coqueteando con las drogas o el alcohol. La mayoría comenzaron a hacerlo durante la adolescencia y casi siempre empezó siendo un consumo esporádico, social, asociado a una forma muy mal entendida de divertimento.

Casi todos estaban convencidos de que lo controlaban. Debes saber que jamás pensaron que iban a llegar a ser tan dependientes. Que creían que solo consumían cuando así lo decidían. Pensaban que no eran drogadictos, tan solo consumidores ocasionales. Y estaban convencidos de que lo tenían todo dominado.

La realidad es que, antes o después, esos consumos ocasionales se van haciendo cada vez más continuados. Con frecuencia se trata de un proceso paulatino que desemboca en la catástrofe. Otras veces es un hecho inesperado, una mala noticia, una situación desgraciada o cualquier otro imprevisto los que motivan a esa persona a refugiarse en esas drogas con mayor asiduidad, desembocando en el culmen de esa dependencia destructiva que, por sí sola, ya no es capaz de solucionar.

La buena noticia es que, con ayuda de profesionales especializados, con determinación, voluntad y coraje, puedes salir de esa situación. Ahora bien, el primer paso es asumir esa condición y acudir a un centro de desintoxicación cualificado, como el nuestro. En Llaurant La Llum ponemos a tu disposición todos nuestros medios y conocimientos para ayudarte a escapar de ese agujero negro en el que has caído. Nos avalan 30 años de experiencia y numerosos pacientes recuperados.